El Ángel Caído

Los trabajos realizados sobre el monumento responden principalmente a la necesidad de sustituir el sistema hidráulico interior, para evitar pérdidas de agua que resultaran lesivas para el grupo escultural, siguiendo criterios de mínima intervención y reversibilidad se aprovechó la importante sección de las tuberías originales, manteniéndolas e introduciendo en su interior las nuevas conducciones.

Historia

El Ángel Caído, monumento dedicado a la figura de Lucifer; recoge justo el momento de su expulsión del Paraíso. Fue donado por la Corona a la Villa de Madrid para su ornamentación. La ubicación elegida fue el lugar que inicialmente ocupó la ermita de san Antonio de los portugueses y más tarde la Real Fábrica de Porcelanas del Buen Retiro, siendo inaugurada por la reina regente María Cristina de Habsburgo en 1885.

El modelo de la escultura había sido realizado en escayola por el escultor Ricardo Bellver durante su pensionado en Roma, como un homenaje al poema épico de John Milton "El Paraíso Perdido". Posteriormente la Academia de Bellas Artes de San Fernando propuso al ministro de Estado que se reprodujera en mármol o bronce. El rey Alfonso XII decidió sufragar los gastos de su fundición, facilitando su presentación en la Exposición Nacional de 1878, donde obtuvo la Medalla de Primera Clase, y en la Universal de París del mismo año, siendo allí también muy elogiada.

Características de la intervención

Los trabajos realizados sobre el monumento responden principalmente a la necesidad de sustituir el sistema hidráulico interior, para evitar pérdidas de agua que resultaran lesivas para el grupo escultural, siguiendo criterios de mínima intervención y reversibilidad se aprovechó la importante sección de las tuberías originales, manteniéndolas e introduciendo en su interior las nuevas conducciones.

Los trabajos permitieron comprobar el estado de la caliza del pedestal, documentar los sucesivos recubrimientos y patinas, reparar daños puntuales y mejorar la correcta lectura del monumento, mediante la ejecución de las siguientes tareas:

Limpieza y protección de la escultura de bronce y los mascarones de hierro colado

Reparación de molduras, cosido puntual de piezas en riesgo y fijación al soporte.

Retirada de morteros inadecuados o deteriorados.

Reintegraciones puntuales y documentadas con mortero de cal y áridos de marmolina y sílice.

Limpieza, perfilado, rejuntado y sellado de grietas con mortero fluido de cal,

Aplicación selectiva de consolidante.

Aplicación de revestimiento de cal en interior de los vasos.

El conjunto de la restauración ha seguido los Criterios de Intervención sobre Materiales Pétreos y Metálicos del IPCE y en todo caso los generales de mínima intervención, reversibilidad y diferenciación.

Periodo de ejecución: Marzo de 2016.

Presupuesto: 7.920 €.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar