Isabel II

Estatua

Isabel II (1830-1904), reina de España entre 1833 y 1868, era hija de Fernando VII y de su cuarta mujer, Mª Cristina de Borbón. Seis meses antes de su nacimiento el rey tuvo que abolir la Ley Sálica francesa, que excluía la sucesión femenina al trono, y recuperar la Pragmática Sanción de Carlos IV, no aceptada por su hermano, Carlos Mª Isidro, hasta entonces heredero a la Corona, lo que originó la Primera Guerra Carlista.
Su reinado ocupó uno de los periodos más complejos y convulsos del siglo XIX, caracterizado por los profundos procesos de cambio político que culminó en 1868 con la “Revolución Gloriosa”, fecha en la que fue destronada. Isabel II, a la que Galdós denominó “la de los tristes destinos”, pasó de gozar de una gran popularidad y cariño entre su pueblo, como símbolo de la libertad y del progreso, a ser condenada al exilio, acusada de frivolidad y deshonra.
A los tres años de edad fue proclamada princesa de Asturias, en septiembre de ese mismo año murió su padre y se convertía en reina el 24 de octubre en la Capilla del Palacio Real. Durante su minoría de edad asumió la regencia su madre, la reina gobernadora Mª Cristina, hasta 1840, fecha en la que fue obligada a abdicar para asumir la regencia el General Espartero. A los 13 años es declarada mayor de edad e inicia su reinado. En 1846 contrae matrimonio con su primo Francisco de Asís Borbón, del que nacieron once hijos, pero sólo cuatro de ellos lograron sobrevivir: la Infanta Isabel, el futuro Alfonso XII y las Infantas Mª Paz y Eulalia. La muerte de O’Donnell en 1867, la deslegitimación de la monarquía por la vida amorosa de la reina y los escándalos de palacio, unido a la grave crisis económica del país, llevaron a los progresistas y a los demócratas a iniciar una intensa labor para destronar a la reina, proceso que culminó con el estallido de la Revolución de 1868, conocida como “La Gloriosa”. La reina, de vacaciones en el País Vasco, salió de España con sus hijos para al exilio en Francia, siendo acogida por Napoleón III. Se alojó primero en castillo de Enrique IV en Pau, para más tarde trasladarse definitivamente al palacio de Basilewsky de París. En junio de 1870 abdicó en su hijo, Alfonso XII y murió en 1904; está enterrada en el Panteón del Monasterio de El Escorial.
Durante su exilio se suceden, en una España convulsa, el reinado de Amadeo de Saboya, la 1ª Republica, el reinado de Alfonso XII y la regencia de Maria Cristina.
La estatua, propiedad de Patrimonio Nacional, forma pareja con la estatua de su marido Francisco de Asís Borbón [n0001], realizadas en 1862 para completar la galería de personajes y monarcas españoles de la iglesia española de Monserrat de Roma, donde estaba el antiguo hospital de peregrinos españoles, en sus orígenes muy vinculado a la Corona de Aragón. Fueron presentadas en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1864, más tarde se trasladaron al patio central del Ministerio de Hacienda hasta que en 1876 el arquitecto Mayor de Palacio, José Segundo de Lema, ordenó llevarlas al Palacio Real; primero estuvieron en las galerías bajas del Patio del Príncipe para posteriormente trasladarlas a su ubicación actual, en los Jardines del Campo del Moro.
José Vilches (1815-1890), escultor malagueño, fue nombrado en 1840 Escultor de Cámara del rey, dos años mas tarde Director de Escultura de la Academia gaditana y en 1846 Académico de Mérito en San Fernando; fijó su residencia en Roma, donde realizó la mayor parte de sus obras y en 1865 fue nombrado director de los pensionados en la Academia Romana, trabajos que compaginó con actividades políticas que le llevaron, siendo cónsul de España, a morir en Saigón el 24 de abril de 1890.

Autores

VILCHES, José (Escultor)

Fecha

1862

Galería de imágenes

Estatua
Configuración pedestalMaterial: Cerámico (ladrillo).
Dimensiones: 0,90 x 0,90 x 0,90 m.
  • HERRERO SANZ, María Jesús: El escultor José Vilches y su obra en el Palacio Real de Madrid. Reales Sitios, nº 140, abr, 1999, 60-70
Descripción formal

Figura completa de la reina en pie, ataviada con traje de corte escotado, con adorno de puntillas y bordados entre los que aparecen el león rampante y el castillo, en alusión al reino de España, y joyel sobre el pecho. Va cubierta con una capa, que deja los hombros al aire, y se recoge con ambas manos por la parte delantera,  en la mano derecha llevaba el cetro, hoy desaparecido. El pelo aparece recogido en una trenza decorada con perlas y tocada con corona real abierta. Se apoya en pedestal cúbico, con inscripción incisa: ISABEL II, está firmada y fechada en el borde del vestido: VILCHES / ROMA 1862.

Dimensiones

2,15 x 0,96 x 0,80 m.

Materiales

Pétreo (mármol).

Propiedad

No municipal. Estado.

Ficha en formato PDF

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar