Isabel II

Estatua

Isabel II (1830-1904), reina de España entre 1833 y 1868, era hija de Fernando VII y de su cuarta mujer, Mª Cristina de Borbón. Seis meses antes de su nacimiento el rey tuvo que abolir la Ley Sálica francesa, que excluía la sucesión femenina al trono, y recuperar la Pragmática Sanción de Carlos IV, no aceptada por su hermano, Carlos Mª Isidro, hasta entonces heredero a la Corona, lo que originó la Primera Guerra Carlista.
Su reinado ocupó uno de los periodos más complejos y convulsos del siglo XIX, caracterizado por los profundos procesos de cambio político que culminó en 1868 con la “Revolución Gloriosa”, fecha en la que fue destronada. Isabel II, a la que Galdós denominó “la de los tristes destinos”, pasó de gozar de una gran popularidad y cariño entre su pueblo, como símbolo de la libertad y del progreso, a ser condenada al exilio, acusada de frivolidad y deshonra.
A los tres años de edad fue proclamada princesa de Asturias, en septiembre de ese mismo año murió su padre y se convertía en reina el 24 de octubre en la Capilla del Palacio Real. Durante su minoría de edad asumió la regencia su madre, la reina gobernadora Mª Cristina, hasta 1840, fecha en la que fue obligada a abdicar para asumir la regencia el General Espartero. A los 13 años es declarada mayor de edad e inicia su reinado. En 1846 contrae matrimonio con su primo Francisco de Asís Borbón, del que nacieron once hijos, pero sólo cuatro de ellos lograron sobrevivir: la Infanta Isabel, el futuro Alfonso XII y las Infantas Mª Paz y Eulalia. La muerte de O’Donnell en 1867, la deslegitimación de la monarquía por la vida amorosa de la reina y los escándalos de palacio, unido a la grave crisis económica del país, llevaron a los progresistas y a los demócratas a iniciar una intensa labor para destronar a la reina, proceso que culminó con el estallido de la Revolución de 1868, conocida como “La Gloriosa”. La reina, de vacaciones en el País Vasco, salió de España con sus hijos para al exilio en Francia, siendo acogida por Napoleón III. Se alojó primero en castillo de Enrique IV en Pau, para más tarde trasladarse definitivamente al palacio de Basilewsky de París. En junio de 1870 abdicó en su hijo, Alfonso XII y murió en 1904; está enterrada en el Panteón del Monasterio de El Escorial.
Durante su exilio se suceden, en una España convulsa, el reinado de Amadeo de Saboya, la 1ª Republica, el reinado de Alfonso XII y la regencia de Maria Cristina.
En 1850 a iniciativa del Jefe Político de la Provincia de Madrid, José de Zaragoza, y sufragada por el Comisario General de la Cruzada, Manuel López Santaella, se encargó al escultor José Piquer Duart (1806-1871) la realización de una estatua en bronce de la reina para instalarla en la plaza de la Ópera. La inauguración oficial se pensó para el primer día de incorporación a la vida pública de la reina tras el nacimiento de su primer hijo, pero éste nació muerto, y se retrasó a la fiesta de la onomástica de la reina, el 10 de octubre de 1850; al día siguiente apareció un escrito en el pedestal que no gustó a la reina, por lo que encargó al Jefe Político, Juan Valero, que se desmontara el monumento, cuya escultura fue finalmente trasladada al vestíbulo del Teatro Real el 15 de julio de 1851. Entre 1852 y 1853 hubo varios intentos de instalarla de nuevo en la plaza, encargando un nuevo pedestal al arquitecto Francisco Enrique Ferrer, proyecto que fue aprobado por la Academia el 8 de diciembre de 1852, pero no se llegó a realizar. En 1862 se colocó en su lugar la estatua de la Musa de la Comedia, realizada por escultor Francisco Elías para el Teatro Real. En octubre de 1878 se trasladó al Palacio del Senado donde estuvo hasta el 23 de febrero de 1905, fecha en que el Presidente de esta institución la entregó oficialmente al Alcalde de Madrid, el conde de Mejorada, quien la mandó instalar en su lugar original, por lo que trasladó la estatua de la Musa de la Comedia a los Almacenes de la Villa. Estuvo aquí hasta la noche del 14 de abril de 1931, fecha de la proclamación de la II República, cuando fue destruida.
En 1944 se encargó una réplica tomando como modelo la estatua en mármol que había realizado Piquer para el vestíbulo de la Biblioteca Nacional; ésta es la que hoy podemos observar instalada en su lugar de origen sobre un nuevo pedestal más sencillo que el original.
En 2010 la estatua fue desmontada y retirada a causa de las obras de la estación de metro de Ópera en las que además aparecieron restos de la Fuente de los Caños del Peral, hoy restaurados. La estatua ha sido repuesta a la superficie de la plaza, si bien desplazada y orientada en sentido contrario a su posición anterior, es decir dando la espalda a la fachada del teatro Real y sin la pequeña verja que la cercaba. En la misma plaza, recubierta con un nuevo pavimento de granito en cuarteles y en recuerdo de la primitiva fuente de Los caños del Peral, se ha instalado una fuente de beber de nueva factura.

Fecha

1944

Galería de imágenes

Datos de localización y contacto

Isabel II
Dirección
Pza  Isabel II,  MADRID 
Madrid
España
Barrio / Distrito
PALACIO / CENTRO
Guardar en mi libreta de direcciones
40.41814014589499 , -3.709665808713231
Estatua
Configuración pedestalDimensiones: 3,65 x 1,80 x 1,80 m.
  • AA.VV: Catálogo de la Exposición: Album. Madrid: Museo Municipal de Madrid, 1989
  • GEA ORTIGAS, María Isabel: Diccionario enciclopédico de Madrid. Madrid: La Librería, 2002
  • AA.VV: Hacia el Madrid del 2000. Memoria de gestión 1995-1999. Madrid: Ayuntamiento de Madrid. Area de Obras e Infraestructuras, 1999
  • RINCÓN LAZCANO, José: Historia de los monumentos de la Villa de Madrid. Madrid: Imprenta Municipal, 1909
  • REYERO, Carlos: La escultura conmemorativa en España. 1820-1914. Madrid: Cátedra, 1999
  • FERNÁNDEZ DELGADO, Javier y MIGUEL PASAMONTES, Mercedes y VEGA GONZÁLEZ, María Jesús: La memoria impuesta: estudio y catálogo de los monumentos conmemorativos de Madrid (1939-1980). Madrid: Ayuntamiento de Madrid, 1982
  • MONTERO ALONSO, Jose Antonio: La Plaza de Oriente. Museo Municipal de Madrid, tomo I, 1978, 1-20
  • RESTAURACIÓN DEL PEDESTAL DEL MONUMENTO A ISABEL II: Sección de Patrimonio Histórico-Artístico, Ayuntamiento de Madrid, 884.235 Pts, 04/02/1978, Artes Gran vía -planta-,
Descripción formal

Figura de fundición de bronce, completa de Isabel II en pie, vestida con traje de corte muy rico y escotado, adornado todo él con encajes; cruza su pecho la banda del Toisón de Oro que se recoge en el costado izquierdo. Por la parte posterior y desde la cintura sale una gran cola muy abultada que se recoge por delante en el brazo izquierdo. Lleva el pelo recogido en una trenza circular y está tocada con corona real abierta; en su mano derecha lleva el cetro.
En el lateral izquierdo se puede leer en una placa: CODINA HERMANOS / FUNDIDORES MADRID.
Su dimensión 2,25 x 1,10 x 1,10 m.

Su pedestal está formado por volúmenes macizos, en forma de prisma cuadrangular realizados en arenisca blanca; la figura se apoya sobre un pequeño plinto, realizado también en piedra blanca, en el que se inscribe, tallado y pintado en negro, el nombre de la Reina: ISABEL II.
El cuerpo principal lleva cuatro pilastras acanaladas en las aristas y está decorado con grecas de motivos geométricos en las zonas superior e inferior y con el escudo de España en el frente, tallado en medio relieve y adornado con cadena de la que cuelga el Toisón de Oro. Se apoya sobre un zócalo de granito gris.
El pedestal mide 3,65 x 1,80 x 1,80 m.

Propiedad

Municipal.

Ficha en formato PDF

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar